28 nov. 2006

Oshun bella,entre las bellas

Oshún, la bella entre las bellas, gustaba de pasearse por el monte. Cantaba y jugaba con los animales porque ella amansaba a las fieras y ni el alacrán la picaba. Un día Oggún, el herrero infatigable que vive en el monte, la vio pasar y sintió que se le traspasaba el corazón. Impetuoso y brutal, corrió detrás de la que soliviantaba su deseo, decidido a poseerla. Ochún que estaba enamorada de Shangó, huyó asustada. Ágil como el venado, en su loca carrera, atravesó los verdes campos de berro de Orisha Oko, el que asegura la fecundidad de la tierra. Pero Oggún, enardecido y violento, estaba por darle alcance. Entonces, Oshún desesperada se lanzó al río. Arrastrada por el torbellino de la corriente, llegó hasta la desembocadura donde se tropezó con la poderosa Yemayá, madre de todos los Orishas. Compadecida, Yemayá la tomó bajo su protección y le regaló el río para que viviera. Para alegrarla, la cubrió de joyas, corales e infinitas riquezas. Por eso es que Oshún vive en el río y quiere tanto a Yemayá